blrblrblrblrblr!

mardi, juillet 31

invierno en el sur pt2

Partimos el día martes hacia Huilo-Huilo. Pasamos a Coñaripe, paseamos un rato por la playa del Lago Calafquén. Encontramos ahí a un tiernísimo perro, ultra juguetón (más adelante haré un pequeño post de los perros que conocimos). Después de eso, almorzamos.
Continuamos nuestro viaje hacia Huilo Huilo. Nos tocó súper duro, porque tomamos la ruta más complicada. Un camino de tierra súper turbulento, pero al menos, nos pillamos con lindos paisajes, incluyendo una hermosa vista al Lago Neltume (creo que era ese) y al Volcán Mocho-Choshuenco. 




Una vez que llegamos a Huilo-Huilo, fuimos al hotel, nos instalamos a la habitación, recorrimos los alrededores más cercanos y volvimos. Padre durmió un rato, hermano vio Slam Dunk y yo leí mi libro, mientras atardecía. En la pieza no había tele :) Después de hecho, con padre fuimos a una charla de las actividades que se podían hacer y fuimos a la piscina. Pasamos a buscar a hermano a la pieza, nos inscribimos en un par de actividades y cenamos. Al volver, las camas estaban semi-destapadas y ordenadas, los pijamas que antes estaban por ahí desparramados, ahora estaban doblados sobre las camas y en el velador habían tres chocolatitos. Leí un rato y me dormí.
A la mañana siguiente, fuimos a una pochi cabalgata. Monté a Coihue; padre, a Tomás y hermano, a Chocapic. Paseamos por unas praderas por una hora. 
 Coihue me dejó un recuerdito suyo en mis pantys.
Luego caminamos por unos senderos boscosos hacia unos miradores del Salto Huilo-Huilo.

Más tarde, fuimos a Puerto Fuy. Fuimos a un muelle con una vista muy linda del Lago Pirihueico, luego a tomarnos un tecito al hotel que estaba por ahí. Vimos partir una barcaza que salía a diario a las 13:00, mientras jugábamos con un pochi perro que encontramos allí. Volvimos a aquel hotel para almorzar.
Retornamos a nuestro hotel, nos incribimos en Canopy con mi hermano. Subimos al cuarto a lavarnos los dientes y demases, y partimos. Fue bien chori, nunca lo había hecho. No me dio miedo ni nervio en ningún minuto, fue súper loco. Cuando terminó el recorrido del canopy, mientras esperábamos al señor que nos llevaba de vuelta al hotel, me fui a los juegos de madera que había en la entrada de la reserva, y  regaloneamos a un perro muy pochi, que era como el guardián de la reserva, jajaja! Volvimos al hotel, leí, bajamos a jugar carioca, cenamos, nos inscribimos en actividades para el día siguiente y eso.
Me desperté tempranito a la mañana siguiente para ver el amanecer. Estuvimos hasta que clareó, porque el sol tardaba mucho en salir (estábamos rodeados desde cerca por montañas) y teníamos que tomar desayuno relativamente temprano, porque teníamos que estar a las 8:45 en el centro de actividades para que nos llevaran a la nieve.
Y fuimos al centro de nieve! Desde allí, había una vista súper boni de todo. Mi hermano, que se había inscrito en snowboard no pudo hacer snowboard, porque no habían botas suficientemente grandes para él, pero sí había de ski. Así que hizo ski, y yo tuve que ser algo así como su instructora, porque yo sabía algo y él no. Tuvo una caída épica, fue genial. Aprendió más rápido que yo cuando tuve mi primera clase, así que anduvo bastante bien. Mi padre, por su parte, anduvo en moto de nieve. Lo divertido es que nosotros no tenemos ropa de nieve pro ni protector solar. Yo andaba con un abrigo/parka, polera y sobre mis jeans unos gigantopantalones de nieve que una vez hermano se trajo de su trabajo en un centro de ski en USA. Para cubrirme la cara, me prestaron antiparras y me puse debajo de ellas, mi cowl. Parecía cualquier cosa. Mi hermano andaba en jeans! Nos volvimos temprano, ya que para nosotros la nieve no es realmente un panorama de un día entero, y queríamos almorzar.
Almorzamos, y fuimos casi al tiro al terreno del frente, donde estaba la cervecería y más adentro, criaderos. Vimos jabalíes, ciervos y alpacas. Los lechones de jabalí eran bien simpáticos. Los grandes eran brígidos. Los ciervos distinguidísimos, y las llamas... algo raras algunas.
Bueno, después de eso, volvimos al hotel, leí un poco más, fuimos a la piscina con padre y después, a comer y dormir. A la mañana siguiente, después de desayunar, nos fuimos con lluvia de Huilo-Huilo hacia nuestro siguiente y último destino sureño.
Espero les haya gustado este post. Me demoré muchísimo en hacerlo, en seleccionar las fotos y escribirlo.

Saludos!
Cee Cee.

Currently reading: An abundance of Katherines - John Green

2 commentaires:

ignacia maría a dit…

Oooh, hay fotos DEMASIADO lindas<3

Cata con botas a dit…

que MARAVILLOSO LUGAR!